Aprender a leer y a escribir es uno de los procesos más difíciles en la vida del ser humano, además, no se debe olvidar y resaltar que la lectura y la escritura en toda la evolución han sido consideradas como pilar fundamental en todo el proceso de aprendizaje. Por tanto es un proceso que exige al docente, que es quien enseña u orienta, utilizar e implementar estrategias que favorezcan y faciliten el proceso de aprendizaje y permitan una formación integral.

La lúdica como parte fundamental de la dimensión humana, se convierte en fragmento esencial dentro del proceso que viven los niños en su camino hacia la construcción del conocimiento. Debe constituirse en una de las finalidades del docente para lograr que todo lo que haga el niño sea placentero; en otras palabras, estar rodeado de una actitud, una predisposición del niño frente a la cotidianidad mediante la cual se produce disfrute, goce, acompañado de la distensión que provocan actividades simbólicas e imaginarias como el juego, el sentido del humor, el arte y otras actividades como el baile, la gimnasia, etc., sin más recompensa que la gratitud que producen dichos eventos.

A través del juego se motiva el proceso de enseñanza-aprendizaje de la lecto-escritura y se mejoran las relaciones personales e interpersonales, recreando y replanteando en el aula de clases algunos valores como: la ayuda mutua, la solidaridad, la tolerancia, el respeto, la amistad, etc.

La utilización de material didáctico o autodidáctico, es una buena herramienta o estrategia lúdico-pedagógica, ya que permite aprender de una forma amena y generar aprendizajes significativos, para que los estudiantes se apropien de su mundo a través de la lectura y la escritura.

Cabe resaltar que en la elaboración de material didáctico se pueden utilizar algunos recursos reciclables o del medio, para reducir los costos tanto a la institución como a los padres de familia y además el material elaborado no solo será de utilidad para los estudiantes de los primeros grados de escolaridad, sino para todos los estudiantes de la básica primaria, pues en el contexto en el que se encuentran la gran mayoría del las instituciones del sector oficial, existen problemas o dificultades de lectura y escritura en todos los grados de la básica primaria y aún en la secundaria.

Las propuestas lúdico-pedagógicas están acordes a las nuevas políticas educativas nacionales, "la educación inclusiva", pues favorece las diferencias individuales apoyando así la diversidad, ya que son planes de apoyo diseñados para aquellos estudiantes que están experimentando barreras para el aprendizaje y utiliza diferentes recursos u opciones didácticas estimulando el aprendizaje para la vida ya que se centra en objetivos significativos para la persona, es decir, lo que se aprende es transferible a la vida cotidiana.